martes, abril 13, 2010

Monográfico Calidris maritima

Aprovechando la gran oportunidad que tuve en Galicia de observar varios ejemplares de correlimos oscuro a corta distancia, quiero subir esta entrada, haciendo un conciso análisis de datación de la especie. Dado que su identificación no deja lugar a dudas, es divertido entretenerse aprendiendo sobre la edad y la muda.


Esta especie suele ser muy confiada, permitiendo grandes acercamientos. De hábitos estrictamente costeros, inverna en zonas rocosas de playas, estuarios, espigones, puertos, etc. Aprovecha las oscilaciones mareales para alimentarse de pequeños invertebrados en las piedras.
Su área de reproducción es norteña, ártica o semiártica (Islandia, Escocia, norte de Escandinavia, Siberia, Canadá, etc.). Es una de las especies más comunes en el norte de Noruega en primavera. En Europa, inverna en las costas de la fachada atlántica (Francia, U.K., Cantábrico, Portugal, etc.) y en el báltico. Unos pocos ejemplares se observan en las costas andaluzas todos los años. 



La determinación de los primeros inviernos no es difícil si se hace un escueto estudio del plumaje. Por suerte, contamos con la fotografía digital para irnos a casa con una buena cantidad de fotos y analizarlas posteriormente. El ejemplar de estas fotos es un primer invierno: para datar un correlimos en invierno o a comienzos de la primavera es importante observar el conjunto terciarias/coberteras/primarias.



Éste es el mismo ejemplar en una pose más adecuada para analizar su plumaje. El correlimos oscuro Calidris maritima lleva a cabo una muda similar a otros Calidris. Esto es, una muda parcial durante el otoño/invierno, con recambio de plumas del manto, escapulares y partes inferiores. A  partir de comienzos de la primavera, tiene lugar otra muda parcial que afecta a las plumas no mudadas anteriormente (terciarias, plumas del ala y primarias).


Así, en la foto superior y en la anterior queda patente la diferencia entre plumas juveniles (amarillo) y plumas más recientes de la 1ª muda parcial. Las plumas juveniles tienen siempre un fino y neto borde blanco casi puro, mientras que las plumas de un adulto tienen los bordes mucho más difusos, y de un tono más blanquecino apagado (ver más abajo).



Ésta es un ave adulta, a tenor de la uniformidad de su plumaje, con terciarias y coberteras de bordes difusos.



Ampliando la imagen puede verse también la separación entre plumas de diferentes mudas, pero en esta ocasión son todas de tipo adulto. La silueta rechoncha y "amigable" de este correlimos, así como su comportamiento confiado lo convierten en una especie muy atractiva.


Diferencias in situ entre un adulto y un primer invierno. Nótese el patrón de las terciarias y coberteras en ambos individuos. Asimismo, existen tenues diferencias en las nuevas plumas del vientre, más marcadas y limpias en el ave adulta (a la izquierda).


Calidris maritima adulto.


La base amarillenta del pico es típica de la especie. Y esa silueta regordeta...


Otra toma donde se muestra "la frontera" entre plumas juveniles y de primer invierno. Algunas escapulares aparecen desgastadas, debido a que fueron mudadas en octubre-noviembre, hace por tanto unos meses. Por ello, a pesar de ser de segunda generación, están algo desgastadas. El adulto de arriba parece tener dos escapulares laterales izquierdas mudadas hace poco, y que por tanto parecen más frescas.



Calidris maritima adulto.





Calidris maritima adulto. Se aprecia una franja dorada en la parte interna de las escapulares centrales (ampliar foto superior). Este rasgo es de un ave adulta, no de un primer año.




En primer plano, un ave de primer invierno (2CY). Detrás, un adulto.



Calidris maritima adulto.




Foto (desenfocada) del patrón alar, mostrando la estrecha franja en el ápice de las coberteras. 


En esta foto pillé a un primer invierno parpadeando, y doblando la punta del pico. Los limícolas tienen la parte distal del pico articulable, de forma que puedan cazar mejor las presas bajo el sustrato (mediante tanteo) o entre las grietas de las rocas.


Un limicolilla realmente alucinante, bonito, altamente especializado y que siempre me encanta observar. Para los que vivimos en el secano, toda una maravilla de la naturaleza.


2 comentarios:

Jesús dijo...

Enhorabuena por esta entrada tan didáctica y con tan buenas fotos, Gabi.

Y por todas las referentes a tu visita a Galicia. Y por el diploma que has añadido a tu curriculum.

Gracias por compartirlas.

Pensé en mandarte un digiscoping de la hiperbórea, del día que coincidimos en Cariño, pero no encuentro tu email.

Un saludo,
Jesús Risueño

Jesús dijo...

Enhorabuena Gabi por esta entrada tan didáctica y con tan buenas fotos, por el resto de entradas de tu visita a Galicia y por ese diploma para añadir a tu curriculum.

Gracias por compartirlas.

Pensé enviarte un digiscoping de la hiperbórea, del día que coincidimos en Cariño, pero no encuentro tu email.

Un saludo,
Jesús Risueño