martes, abril 26, 2011

Pinceladas de Extremadura

Pasar la Semana Santa en Extremadura tiene sus ventajas. La más obvia es poder evitar las masificaciones de las zonas costeras de Levante y Andalucia. Otras ventajas son su excelente gastronomía, la tranquilidad de sus campos, y por supuesto la enorme biodiversidad que acoge.

No era un viaje ornitológico, pero algo pude rascar, y no fue poco. 

Nota importante: en este blog no se suelen publicar imágenes ni localizaciones de aves en el nido, pero dada la sobrada fama y accesibilidad del P. N. de Monfragüe - donde los nidos son de sobra conocidos y no corren peligro alguno - se hará una excepción en esta entrada.

Al turrón:


Esta es, probablemente, la Ciconia nigra más famosa de la península Ibérica. Salto del Gitano, P.N. de Monfragüe. No tiene reparos en mostrarnos sus 3 preciosos huevos, más valiosos que el oro. Esta especie es una verdadera joya y un privilegio para los cielos españoles.



Los pollos de Gyps fulvus ya están creciditos, con los cañones de las plumas bien desarrollados. Pronto harán sus primeros amagos de vuelo. 


Los progenitores son muy cuidadosos con sus vástagos: los cubren con sus anchas alas durante los periodos de mayor insolación del día.



Otra superstar de Monfragüe: un roquero solitario (Monticola solitarius). Posó un rato para todos los que poblábamos el salto del Gitano, su atalaya habitual.


Golondrina dáurica (Hirundo daurica).


Escribano soteño (Emberiza cirlus)






¿Dónde está el alimoche? :-)


Ciconia nigra en vuelo. Simplemente espectacular. Tres holandeses a mi lado pegaban botes de alegría; casi les hago una foto para el recuerdo.



El baile de las cigüeñas negras.


Y el alimoche de la Portilla del Tiétar, fiel a su posadero. Fue recibido con murmullos de admiración.


Mira que me gustan los buitres, nunca me canso de admirarlos, posados o en vuelo. Son un milagro evolutivo, y nosotros somos unos privilegiados por poder disfrutarlos.



Águila calzada (Aquila pennata), sobrevolando una estación de servicio cerca de Oropesa (Toledo).


Y ahora unas fotos de siluetas, aprovechando el fuerte contraste cielo/ave durante esos días. Así no me deshago de las fotos, y pueden servirnos para apreciar las formas que diferencian a unas especies de otras.

Gyps fulvus

Aegypius monachus

Aegypius monachus

Ciconia nigra

Gyps fulvus

Aquila pennata

2 comentarios:

Mike at Sea dijo...

Si señor, Monfrague nunca deja los amantes de pajaros sin animo.

José Ramón dijo...

Hola, buena entrada. De las ciconia nigra, yo vi dos grupos este verano (total 13) aquí en Castilla y también daba botes de alegría. ES una especie única. Un abrazo, Gabi.