jueves, septiembre 22, 2011

Laponia-Varanger. Isla de Hornøya (III)

Retomo las entradas del viaje a Varanger con uno de los lugares estrella del viaje, sin duda uno de los Top Birding Sites de Europa.

La isla de Hornøya es una de las tres islas que forman el pequeño archipiélago de tres islas, donde se enclava la ciudad de Vardo (Noruega), la única población de Europa continental con un clima ártico genuino. Aparte de tener un magnífico puerto pesquero llenito de gaviotas, la isla donde se ubica la ciudad (Vardøya) es la más grande de las tres. La intermedia es Reinøya, y la más pequeña e interesante, Hornøya.

Archipiélago de Vardø. En rojo, itinerario de la embarcación.
Se accede a la isla desde Vardø en una lancha (a veces un pequeño barco) habilitada para unas 15 personas. Este servicio no es barato, pero es la única forma de llegar a la isla, un lugar protegido y con presencia humana limitada a los senderos para visitantes y al faro. El servicio es discreccional y no suele haber problemas de espacio, ya que el dueño realiza más viajes dependiendo del número de pasajeros. Se recomienda preguntar en la oficina de turismo, en el puerto de Vardø. Aquí tenéis más información

Detalle de la isla de Hornøya. En amarillo, el itinerario permitido. En rojo, los mejores puntos de observación de aves.
El trayecto en bote dura sólo 10 minutos, y te dejan dos horas en la isla. Cuando viene la siguiente remesa de visitantes, te llevan de regreso. Aunque parezca poco tiempo, es más que suficiente para gozar de este maravilloso lugar.

Lo primero que llama la atención es la gran concentración de álcidos según llegamos al embarcadero. Es sencillamente bestial: miles de ruidosas aves posadas en el agua, volando y en los acantilados. Bendita algarabía.




El acceso a la isla está limitado a los senderos amarillos señalados en el mapa, pero sobra para ver lo más interesante. La caminata no dura más de media hora, pero hay que detenerse numerosas veces para disfrutar. Describamos las especies principales:

Frailecillo - Fratercula arctica
 
Junto al arao común (U.aalge), la especie más abundante, y la atracción principal de la mayoría de visitantes. Están por toda la isla, pero especialmente en los acantilados del oeste, y en torno al faro. Con un pequeño teleobjetivo, las fotografías son simplemente alucinantes, sin necesidad de molestarlos. Esto no siempre es respetado por algunos visitantes, que cruzan los cordeles de seguridad para casi pisar a estas frágiles aves.
















Arao común - Uria aalge

Ubicua en toda la isla, miles de parejas crían en los acantilados, y se observan por doquier. Lo realmente complicado es encontrar entre los comunes alguno de Brünnich.




Una auténtica rareza: ¡¡un arao completamente albino!! Algo rarísimoen el género Uria.




Arao de Brünnich - Uria lomvia

Es la joyita de la isla, una especie que hay que buscar entre los miles de araos comunes. Suelen situarse en la parte alta de los acantilados, y siempre a una corta distancia unos de otros.


 Pese a su parecido, si se observa con buena luz y a media distancia, el Brünnich es distinto al común. El pico más corto y robusto, con esa franja blanca en la comisura superior, es diagnóstico. La foto superior es producto de la fortuna: tuve que tirar al menos 250 para conseguir pillar a un Brünnich en vuelo.


Aquí los vemos en una buena comparativa con un común abajo a la izquierda.

¿Cuántos Brünnich véis en esta foto?

Arao aliblanco - Cepphus grylle 

Una auténtica belleza. Frecuente en toda la península de Varanger, curiosamente es bastante raro en la isla.



Otras especies 


Gaviotas tridáctilas - Rissa tridactyla


Págalo parásito - Stercorarius parasiticus


Alca común - Alca torda



Cormorán moñudo - Phalacrocorax aristotelis


Arriba y abajo: pollo y adulto de gavión atlántico - Larus marinus.


La más bonita de las bestias. Gavión atlántico. Me fascina esta especie.


Bisbita gorgirrojo - Anthus cervinus


Y por último, un visitante oportunista en la colonia, el cuervo, que es inmediatamente expulsado por las gaviotas tridáctilas.



Espero que os haya gustado la entrada, y os pueda ser útil si planeáis visitar este paraíso, que me ha dado momentos inigualables. He puesto todo el cariño en intentar transmitir esa maravillosa sensación de sentirse libre en la isla de Hornøya.

5 comentarios:

José Ramón dijo...

Envidia de la gorda, das... Preciosa entrada, buena luz pillaste. Lo de hacer 250 fotos para conseguir una decente me consuela mucho... Un abrazo.

Fernando Pereiras dijo...

Que buena entrada y que buenas fotos.
Es un viaje pendiente.
Saludos a los dos.

Víctor Ortega dijo...

Veo que tu tambien has tenido la suerte de disfrutar este verano de las aves marinas. Yo estuve en Escocia, donde las especies son casi las mias y fue una maravilla.
Muy bonitas todas las fotos! me encanta la del arao aliblanco.

Para mi el gavión también es una auntentica belleza de bicho, quizás mi gaviota favorita.

Un saludo.

fenixavisunica dijo...

Que maravilla, lo que aquí vemos a cuentagotas...a lo bestia. Algún día...mientras tanto, mucha envidia de la sana.

elcamperoinquieto.com dijo...

Un gran viaje y muy bien explicado.Gracias!
SAludos camperos!"