domingo, diciembre 18, 2011

Laponia-Varanger. Hamningberg (IV)

 Una entrada más sobre el "viaje fantástico" que hicimos en julio de 2011 a Finlandia y Noruega. Seguimos tratando los hotspots uno por uno, para ver con más detalle sus aves y paisaje.

Nota: dedico esta entrada a Gorka Ocio, una gran persona. ¡Ánimo chavalote!

Hablaré de Hamningberg, localidad que puede denorminarse con acierto "el confín de Europa", puesto que se enclava en la esquina noreste del continente geográfico europeo. Abierta al mar de Barents, con clima impredecible y un paisaje de rocas altamente erosionadas por los intensos vientos y temperaturas extremas, Hamningberg ya de por sí merece la visita a Varanger. Merece la pena dedicarle más de un día a explorar sus alrededores.


Vamos a ver la zona con detalle. Es importante saber que no sólo la misma localidad es interensate; aún lo es más, si cabe, la carretera que discurre entre Vardo y Hamningberg. Para mi es uno de los lugares más bonitos e interesantes de Europa (al menos de lo que yo he visitado en Europa, por supuesto).


Detalle de la famosa "carretera de las maravillas", entre Vardo y Hamningberg. Las flechas rojas indican los mejores lugares de observación de aves. He intentado señalar los lugares adecuados para las especies más representativas. En todo el recorrido puede observarse calquier especie, pero yo las he puesto según las he observado en mis dos viajes.

Algunas muestras del paisaje que nos encontraremos en el camino:







Observando colimbos en el mar de Barents, desde Hamninberg. A pesar del fuerte viento, en este lugar pueden verse los cuatro colimbos del Paleártico, incluido el de Adams (G. adamsii). Asimismo, el paisaje es absolutamente cautivador.

¡Y aquí una foto en el mismo lugar, pero en junio de 2007!!! 
Subo alguna foto donde salgo yo mismo (disculpad por la visión, jeje), pero creo que es mejor para hacernos una idea de la belleza del paisaje circundante. Ni un alma alrededor.
Vista del fiordo de Hamningberg





Y ahora vamos con la fauna que podremos encontrar. 

Es importante comentar que muchas aves se encuentran criando muy cerca de la carretera, y por tanto es imprescindible tener cautela y primar siempre la tranquilidad de las aves por encima de todo. Las fotos que ilustran esta entrada han sido tomadas respetando esto, por ello algunas no son perfectas, ni pretenden serlo. En cambio, otras sí son muy cercanas; en este caso, han sido hechas desde el coche o aprovechando el carácter confiado de algunos ejemplares, siempre a distancias suficientes para una buena foto, pero sin molestar en demasía y sin poner en peligro la puesta o los pollos.

Escribano lapón (Calcarius lapponicus). 




Escribano nival (Plectrophenax nivalis)


Tenían el nido muy cerca, así que las fotos son distantes. Tampoco hacer falta que sean mejores...


Zarapito trinador (Numenius phaeopus)

Multitud de territorios de cría en todo el camino. Mala imagen debido a la escasa luz y la distancia.

Pigargo europeo (Haliaeetus albicilla)


Omnipresente en cualquier zona costera de Varanger, en solitario o en grupos de 2-3 aves. 



Vuelvepiedras común (Arenaria interpres)

Algunas parejas sueltas crían en zonas costeras. La mayoría en el interior de la península. Posible macho. Fijaos en las plumas del plumaje de invierno, retenidas y muy desgastadas. Las terciarias y muchas coberteras de ala no han sido renovadas al adquirir el plumaje reproductor. Nótense asimismo la escasa extensión del color rojizo en las escapulares. El predominio del negro es característico de la subespecie interpres (en contra de la spp. morinellus, de América).

 Charrán ártico (Sterna paradisaea)


Es una de las aves más frecuentes, con colonias repartidas por doquier. Es muy importante NO ACERCARSE mucho, puesto que los adultos se centran en el intruso y descuidan la atención de los pollitos, que pueden ser presa fácil de págalos y laridos.


Págalo parásito (Stercorarius parasiticus)


El más común es sin duda el rabero (S. longicaudus), pero los parásitos (S. parasiticus, en las fotos) siempre son frecuentes en torno a las colonias de álcidos y stérnidos.


Podéis ver que el págalo parásito está justamente a medio camino del rabero (más pequeño y elegante) y el pomarino (más robusto y estilo gaviota).



Serreta grande (Mergus merganser)


Por todas partes, miles de individuos de todas las edades. Muy desconfiadas.



Éideres (Somateria sp. y Polysticta sp.)


El éider común es muy frecuente (foto superior), el real es escaso pero se puede observar fácilmente, y el de Steller (una belleza) es irregular, más frecuente a comienzos de la primavera, hasta junio.

Bisbita gorgirrojo (Anthus cervinus)

¡Frecuente pero difícil de aproximar!

Alondra cornuda europea (Eremophila alpestris)


Frecuente pero muy esquiva. 


Charadriiformes (Limícolas y gaviotas)

Dedicaré otras entradas a este interesante grupo de aves, por lo que sólo pongo aquí unas pinceladas.

Chorlito dorado (Pluvialis apricaria)

Grupito de láridos (argénteas, un gavión y una cana) con renos de fondo.

Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)
Pollito de Charadrius hiaticula.

Volantón de Calidris alpina.

3 comentarios:

Ricardo Rodriguez dijo...

Que envidia.
Es un viaje que tengo pendiente.
Un abrazo

Raul Mateos dijo...

son paisajes que uno imagina, es una suerte que hayais podido estar allí
un cordial saludo
Raúl
cuadernodeentresierras.blogspot.com

Jesús Del Valle dijo...

Jope GABI, vaya naturaleza y "para ti solo", que impresionante. El viento me imagino la hace invivible y así la fauna goza de absoluta soledad. Saludos