lunes, abril 06, 2009

Una de limis II. Amor de avoceta

Después de los correlimos menudos, le toca el turno a las avocetas, los limis más elegantes. A finales de marzo ya comienzan los emparejamientos y las primeras cópulas. Cualquier momento es bueno para observar sus danzas, sus displays reproductores y, finalmente, las rápidas y reiteradas cópulas.

Lector, si hay niños pequeños leyendo esto, mándales a la cama ipso facto, jejejeje. ;-)


La cópula comienza con la afirmación de la pareja, mediante reclamos y alimentación conjunta. Finalmente, la hembra adquiere la postura adecuada (ver arriba) y el macho sigue reclamando muy cerca hasta tocar nerviosamente a la hembra.

La cópula en sí dura unos 15 segundos como máximo. Mantener el equilibrio es complicado, y muchas veces el acto debe interrumpirse debido a una pérdida del equilibro por parte del macho. La hembra aporta estabilidad corrigiendo los puntos de apoyo. Todo un ejemplo de delicadeza y precisión.



Terminada la cópula, la siguiente fase imprescindible es el afianzamiento o refuerzo (yo lo llamo coloquialmente "arrumaco"), mediante el cual el macho se pega a la hembra y los dos cruzan los picos mutualmente sobre el cuello. Esto sólo dura 2 ó 3 segundos, pero es un final esencial al acto de la cópula. Ya es una pareja "de hecho".

Es un privilegio ser testigo de esta maravilla de la naturaleza.

1 comentario:

Javier Tajuelo dijo...

Si que son chulas las Avocetas, ahora comienzan los amorios primaverales, en mi blog también tengo unas imágenes de estas en plena faena, un abrazo, Javi.